Turismo Peruano Turismo Peruano

El Conversar de los Cerros

El Conversar de los Cerros

Información general de: El Conversar de los Cerros

  • Departamento: La Libertad
  • Provincia: Pataz
  • Distrito: Urpay
  • Dirección o Referencia:
  • Categoría: Folclore
  • Tipo: Creencias Populares
  • Subtipo: Cuentos
  • Jerarquía: No aplica
  • Altitud: 2688 m s. n. m.

¿Qué encontrarás en: El Conversar de los Cerros?

Descripción

Esta leyenda según el Señor Carides Viera Sánchez, nos narra el cuento de un campesino llamado Silvestre desarrollado en la pampa de Rurun-Chuya, en cuya planicie abundan los pates, las gigantescas pitajayas, los chancayes y huargos; se encuentra asentada a los pies del Alto de Huaman-guayo. Atraído por la fertilidad de sus tierras, Silvestre hizo su chacra, donde cultivó yucas y camotes y a la cabecera construyó una pequeña choza. Siempre, bajaba para regar los sembríos y de paso a rodear los pocos animales vacunos que tenía en el potrero y a llevar leña. Una mañana muy temprano, partió a buscar la vaca “Shuya”; nombrada así por el color de su pelaje; blanco en forma de manchas que presenta en el pecho, patas, lomo y frente sobre el color negro; que en el rodeo anterior no la había encontrado con el resto de la tropa. Como siempre acompañado de su inseparable y fiel perro “Chusco”, llamado así debido a su color negro, patas amarillas y pequeños puntos amarillos en las cejas; que daba la apariencia de tener cuatro ojos; con alforja al hombro, donde tenía la picsha de coca, el pequeño porongo con cal y la cajetilla de cigarros Inca, y en la cintura su faja chura; tejido que tiene el diseño de figuras en forma de ojos a lo largo de toda la extensión, machete a la cintura y su poncho marrón. Caminó todo el día; atravesando la extensa hoyada que se encuentra entre el cerro Volón y Alto la Caridad; luego sobre el Alto de Huaman-guayo, y bajó hasta la Playa, extensión formada a orillas del rio Sucio; al mismo tiempo que chacchaba para presagiar si su búsqueda era asertiva al lugar que se dirigía; para lo cual cogía un poco de coca de la picsha y acompañaba con pequeñas cantidades de cal mediante la aguja de la tapa; la misma que untaba al ingresarla dentro del porongo y mediante golpecitos de la parte globular sobre uno del nudillo de su dedo pulgar. Medio que me quiere armar, el bolo. Dijo en repetidas ocasiones. Pero la búsqueda fue infructuosa. Voy a tener que quedarme en mi tambo… ¿Dónde se habrá metido esta Shuya? Comentó. Al mismo tiempo, que “Chusco” espantaba dentro del monte de inciensos a una perdiz. Miró hacía el horizonte y el sol estaba por ocultarse, así que apresuró el paso. Al llegar, ingresó a la choza y se recostó para descansar un poco. Luego, siguió echando la suerte por la ubicación de la ausente Shuya. Para hacer más agradable su reposo, buscó la cajetilla de cigarros en uno de los lados de la alforja, tomó uno y lo encendió. Al terminar el cigarro, decidió dormir un poco. Para ello, puso su machete a la cabecera, extendió su poncho y a sus pies se acostó si fiel acompañante. A medianoche, entre sueños escuchó el eco de unas voces y Chusco empezó a ladrar, Silvestre, se despertó y el miedo le inundó; en ello escuchó un llamado: “Huamánnnn…Huamánnnn… Huamánnnn… Y otra voz: Volónnn…. Volónnnn…. Volónnnn…” Luego inició otra: “Rurúnnnnnnnn… Rurúnnnnnnnn… Rurúnnnnnnnn…” Y la última agregó: “Huamánnnnn…Huamánnnn… Cómete al que está ahíiiiiiiiiiiiiiii… Cómete al que está ahíiiiiiiiiiiiii…” A lo cual hubo una respuesta: “No puedoooo… No puedoooo… Hombre teneeer, perro chuscooo y faja churaaaa… Mientras dos ojos duermennnn… Dos mirannn…” En su desesperación, Silvestre prendió otro cigarro, y nuevamente inició su chaccheo para evitar dormirse, cogió el machete, se paró y gritó repetidas veces: “Qué pasa, carajooooo!!!! ¡¡¡¡Qué pasa, carajooooo!!!!”. Miró a su alrededor, valiéndose de la luz de luna llena y el silencio volvió, sólo irrumpido por el cantar de los grillos. Retornó a la sombra de la choza y siguió chaccheando durante toda la madrugada e inquirió: “No vaya ser que estos cerros me traguen.” Al amanecer, emprendió el camino de retorno. Llegando a su casa, la esposa salió a su encuentro, quién le dio la noticia que la vaca había salido a hacer daño.

Galería de fotos

También te puede interesar!

Te mostramos una lista de recursos turísticos que te puedan interesar!

Parque de la Amistad

Parque de la Amistad

Ubicado en la esquina de la Avenida Caminos del Inca, cuadra 21 y la Calle Las Nazarenas, tiene una extensión de 34, 000 m².; se ubica muy cerca de...

Leer más

Formación Rocosa de Chaco

Formación Rocosa de Chaco

Formación natural de rocas calizas de sillar rocosa ubicadas a 4050 msnm aproximadamente, configuran formas impresionantes que asemejan edificios gigantes y diversas siluetas, estas rocas han sido esculpidas a...

Leer más

Playa Puerto Viejo

Playa Puerto Viejo

Esta playa está situada en el Km 71.5 de la Panamericana Sur y al costado de la Zona Reservada los Humedades de Puerto Viejo, Se ubica en la provincia...

Leer más

Sitio Arqueológico de Trinchera

Sitio Arqueológico de Trinchera

Es un conjunto habitacional y funerario preinca, rodeado de 7 grandes murallas, con miradores y túneles, todos sus senderos peatonales están unidos por escalinatas, construidas con lajas sobresalientes, cuenta...

Leer más

Templo de San Pedro Apostol

Templo de San Pedro Apostol

El templo de San Pedro Apóstol se encuentra ubicado en el frente norte de la plaza principal de Moho. Los repartimientos de Moho y Conima ya tenían importancia en...

Leer más

Rio Piñi Piñi

Rio Piñi Piñi

El rio de piñi piñi es uno de los ríos mas importantes del valle de cosñipata, se origina en los bosques nubosos de la cordillera del Paucartambo y en...

Leer más

MENU